Delito sin pena

3,40


Portada de la novela Delito sin pena
Portada de la novela Delito sin pena
Back Cover

¡AGOTADA LA EDICIÓN EN PAPEL! Sus huesos, se clavaban como estacas sobre su delgada piel. El vello de los brazos, aún entumecido por el pequeño charco de agua que tenía debajo de su trasero, le provocaba unos escalofríos que se hacían más y más ardientes con la llegada a su memoria del recuerdo de aquellos tiempos pasados en los que disfrutaba de verdad de la vida.

SKU: A11485 Categorías: ,

Description

En mitad de la oscuridad, una gélida brisa despertó a un joven que yacía tumbado sobre el costado izquierdo de su cuerpo, sin más abrigo que una ligera camiseta.
Sus huesos, se clavaban como estacas sobre su delgada piel. El vello de los brazos, aún entumecido por el pequeño charco de agua que tenía debajo de su trasero, le provocaba unos escalofríos que se hacían más y más ardientes con la llegada a su memoria del recuerdo de aquellos tiempos pasados en los que disfrutaba de verdad de la vida.
Encerrado en su memoria, como si de un reo se tratara, oyó a lo lejos una tímida voz que preguntaba por él, desconcertado, contestó;
-¿Sí?, Soy yo, ¿Quién eres tu?, ¿qué quieres?
Aquella voz no respondió. Empezando a debatirse entre la serenidad y la locura, pensó que era una invención de su propia cabeza. Aun así, volvió a preguntar:
-¿Quién anda ahí?
-Tranquilo Alberto, soy yo.
La voz no le resultaba nada familiar, se asemejaba a la de un niño de corta edad con su típica voz aguda.
-¿Y quién eres tú? ¿Qué es lo que quieres de mí?
Aquella voz volvió a hacerse oír.
-Soy tú.-Dijo aquella voz sin silueta
-¿Cómo que eres yo?, ¡No!,-exclamo Alberto- ¡yo soy yo, y tu solo quieres reírte de mí!
Una tenue luz se dejó ver en el horizonte, mientras los ojos del muchacho se iban acostumbrando a ella. La erizada piel del muchacho se fue relajando con el candor que poco a poco emitía dicha luz. El muchacho se fue levantando lentamente, intentando hacer el mínimo ruido por miedo a que aquella voz que le acompañaba, se marchase asustada.
-¿Sigues ahí?- Preguntó Alberto.
El silencio se prolongó durante unos instantes.
-Sí, aquí estoy.
-Bien,- el muchacho se sintió algo más tranquilo- ¿qué es lo que haces aquí?
-He salido de ti para mostrarte algo que no pudiste ver.
-¿Cómo que no pude ver?, ¿Por qué me hablas en pasado?
-Porque ya no es.
-Me dejas tal y como estaba ¿qué es exactamente lo que no pude ver? Y es más ¿Por qué no lo puedo ver?
-Porque forma parte de nuestro pasado, y si me acompañas, lo verás y lo comprenderás.
-¿Quieres que me crea que me vas a llevar al pasado como en las películas?
-Sí, el primer paso es que me creas, y lo demás ya lo entenderás.
-Mira, aún no me creo que seas quien dices ser, o sea yo, y por otro lado, siempre me han gustado las cosas claras, así que si tienes a bien, déjame aquí, que yo no he molestado a nadie.

Delito sin pena (Edición Agotada)
ISBN: 978-84-613-8322-1
Autor: Álvaro Pinés Pradales
Editorial: HG Editores
Edición: 1ª febrero 2010

Delito sin pena (digital)
ISBN: 978-84-613-8323-8
Autor: Álvaro Pinés Pradales
Editorial: HG Editores
Edición: 1ª febrero 2010.

Formato de archivo: PDF y EPUB, una vez adquirido tiene tres intentos de bajada y tres días desde que se realiza el pago.